Roces de Estética

La compatibilidad de los términos verdad y belleza es discutible. Decir una verdad es algo que se acepta tranquilamente la mayoría de las veces, pero no siempre es bella sino que más bien ésta impresiona y desagrada, la cuestión entonces estaría en como manifestar algo verdadero y bello al mismo tiempo. Una manera de resolver la cuestión seria suponiendo que ambos términos fuesen compatibles, la verdad auténtica en consecuencia sería agradable y absoluta.

No es divulgada mucha información acerca de la verdad auténtica, en general se persigue algo falso que representa la verdad. Lo cierto es que la belleza de la verdad más o menos atrae o cautiva, pero desde hace siglos la falsedad (la cual parece verdad) es sin ninguna duda lo más magnético en las personas. Por lo tanto la incompatibilidad entre la verdad y la belleza es el diagnostico que resalta.

Suele pasar que la belleza y una atracción externa de la verdad engañen dejando de lado a la chispa inmaterial; lo más aproximado a la verdad y la belleza en simultáneo. La belleza de la chispa inmaterial es tal, que al abandonar un cuerpo supuestamente bello en forma de vómitos y excrementos es rechazado (aunque esté con las mejores ropas) hasta que no se haya aseado. Esa bella chispa inmaterial casi nunca interesa, como tampoco la fuente de esas chispas que es el fuego o las relaciones entre ese fuego y las chispas.

Es más habitual que se ande tras una verdad relativa y falsa, que es incompatible con esa verdadera belleza. Por otra parte la verdad auténtica es bastante agradable y mantiene su belleza en buen estado. Para destruir la belleza de la piel externa en unas pocas horas basta con aplicarle algún toxico purgante, pero la belleza de la verdad no es débil en ese aspecto.
Lo difícil de cómo conciliar a la belleza y la verdad en simultáneo está en ver más allá de los sentidos.

No describir la verdad y belleza máxima en un tema musical es algo así como no comunicar nada del interior, nada de la chispa inmaterial interior. El tema puede resultar un depósito de vómitos y excrementos, pero si se tuvo en consideración a la chispa inmaterial seria más como un depósito de verdades autenticas.

También (según lo anteriormente dicho) hay que enfatizar el hecho de que lo habitual sigue siendo perseguir o escuchar falsedades en vez de verdades auténticas.

Contáctenos sin compromiso, click aquí