Spot Heineken Walk in Fridge

En éste post les mostraremos el análisis de un spot de la marca holandesa Heineken que trata sobre un regalo sorpresa el cual es insólito: una heladera gigante repleta de cerveza. Los ítems en concreto que serán analizados son los siguientes: a partir de los sentidos que serian el movimiento, el sonido, el lenguaje corporal y a partir del tono de la campaña.

– Análisis de la publicidad de la TV a partir de los sentidos:

Movimiento: Aparece un grupo de mujeres que son guiadas por la anfitriona o aparentemente la dueña de casa. Ella las lleva hacia un armario repleto de ropa y zapatos que muestra orgullosa y el grupo al descubrirlo se emociona y se abrazan entre sí. A continuación la cámara cambia repentinamente de plano mostrando las espaldas de las chicas que se apaciguan por estar pendientes de lo que sucede a unos metros: se muestra un frigorífico donde se produce una similar escena pero con un grupo de hombres también festejando con bailes, aplausos y abrazos por la desmesurada cantidad de cervezas Heineken que contiene dentro. La cámara se aleja lentamente y mostrando al grupo de hombres que siguen con sus festejos al contrario de aquellas que se quedaron estáticas.

Sonidos: Suena al principio una música algo moderna que ambienta la reunión y a su vez unos murmullos de personas. Luego cuando las chicas ingresan al armario hay un pequeño silencio que es rápidamente interrumpido por unos gritos efusivos que emiten ellas por la emoción. Seguidamente se superponen los gritos de las mujeres por un grito que manifiesta el grupo de hombres, el cual va aumentando su volumen y terminando por silenciarlas. Los hombres tienen la particularidad de ser más ruidosos y por consecuencia más ridículos que ellas gracias a las botellas Heineken. En el momento de más ruido es cuando aparece el frigorífico y unos segundos después se vuelve a mostrar el armario con las chicas que están completamente en silencio y confundidas por lo que están escuchando. Finaliza la escena volviendo al plano del frigorífico con los hombres que no cesan de gritar. En cuanto al emblema principal se utiliza el sonido de una botella que se destapa como sonotipo, el cual es sincronizado audiovisualmente con las letras del logo para conseguir una correcta presentación de marca.

Lenguaje corporal: Las mujeres están vestidas de forma elegante como para la ocasión, parece ser más una reunión de amigos que una fiesta alocada. La dueña de casa con una sonrisa se mueve tranquilamente y con seguridad enseñándole con su mano la casa a las otras que van en fila. Las mujeres van observando la sala manteniendo una distancia bastante personal, la anfitriona vuelve a mover su mano para introducirlas en el dormitorio y con una gran expresión de alegría cambiando el tono de voz abre las puertas del armario. En ese instante ellas pasan de estar curiosas a estar eufóricas: se llevan las manos a la cara, dan saltitos y agitan las manos. Pero sus expresiones repentinamente se vuelven serias y rígidas cuando se percatan de que los otros están más exaltados. En ese momento nos encontramos con el grupo de hombres absurdamente eufóricos: se llevan las manos a la cara, dan saltitos, agitan las manos, se abrazan pero con más intensidad. En conclusión se hace una especie de comparación del nivel de celebración de ambos sexos.

– Análisis del tono de la campaña:

Los personajes  demuestran una aparente alegría al contemplar el vestidor y el frigorífico, se transmite la idea de que el hombre solo necesita cerveza para ser feliz mientras que la mujer su ropa. Hay mucho humor cuando se contempla a los dos sexos eufóricos y luchando por quien hace más alboroto pero a la vez da un poco de miedo cuando las mujeres se quedan serias hasta que muestran cual es la causa de tanto ruido por parte de los hombres. El grupo femenino al estar pendientes de los demás y detener su diversión nos está indicando estupefacción. Da lugar a la reflexión el juego de sexos que plantea la propaganda, porque unos se emocionan más que otros o porque son más bulliciosos los hombres y a la vez menos sobrios sin aun haber tomado las cervezas.

Contáctenos sin compromiso, click aquí